Saltar al contenido

El herpes

herpes

El herpes es un virus común que causa llagas en los genitales y la boca. Puede ser molesto y doloroso, pero por lo general no conduce a problemas de salud graves.

El herpes es una infección común

El herpes es una infección extremadamente común que permanece en el cuerpo de por vida. Más de la mitad de los estadounidenses tienen herpes oral y 1 de cada 6 estadounidenses tiene herpes genital. Por lo tanto, usted puede conocer a varias personas con herpes.

El herpes es causado por dos virus diferentes pero similares: herpes simple tipo 1 (HSV-1) y herpes simple tipo 2 (HSV-2). Ambos pueden hacer que aparezcan úlceras en y alrededor de la vulva, la vagina, el cuello uterino, el ano, el pene, el escroto, los glúteos, la cara interna de los muslos, los labios, la boca, la garganta y, rara vez, en los ojos.

El herpes se contagia por contacto de piel a piel con áreas infectadas, a menudo durante las relaciones sexuales vaginales, orales, anales y al besarse. El herpes causa ampollas dolorosas, picazón o llagas que aparecen y desaparecen. Muchas personas con herpes no se dan cuenta de las llagas o las confunden con cualquier otra cosa, por lo que no saben que están infectadas. Usted puede contagiar el herpes incluso cuando no tiene llagas ni síntomas.

No existe cura para el herpes, pero hay medicamentos que alivian los síntomas y disminuyen la posibilidad de propagar el virus a otras personas. La buena noticia es que los brotes tienden a ser menos frecuentes con el paso del tiempo y, aunque a veces puede ser incómodo y doloroso, el herpes no es peligroso. Las personas con herpes tienen relaciones, sexo y viven una vida totalmente saludable.

Cuál es la diferencia entre el herpes genital y el herpes oral

Debido a que hay dos tipos de virus del herpes simple (HSV-1 y HSV-2) que pueden vivir en muchas regiones del cuerpo, muchas personas no están seguras de cómo llamar a estas infecciones. En realidad, es muy simple:

Cuando el VHS-1 o el VHS-2 infectan el área genital (vulva, vagina, cuello uterino, ano, pene, escroto o áreas cercanas) se denomina herpes genital.
Cuando el HSV-1 o HSV-2 infecta los labios, la boca y la garganta o áreas cercanas, se denomina herpes oral. Las úlceras bucales por herpes a veces se denominan herpes labial o herpes febril.
El VHS-1 generalmente causa herpes oral y el VHS-2, herpes genital: cada cepa tiene un área donde prefiere vivir. Sin embargo, ambos tipos de virus pueden infectar cualquier área. Por ejemplo, usted puede contraer HSV-1 en sus genitales si alguien con una llaga en la boca le da sexo oral. Usted también puede contraer HSV-2 en su boca si le da sexo oral a alguien con HSV-2 en el área genital.

Cómo se contagia el herpes

El herpes se propaga fácilmente por contacto de piel a piel con alguien que tiene el virus. Se presenta cuando los genitales o la boca entran en contacto con los genitales o la boca de otra persona, generalmente durante el sexo oral, anal o vaginal.

El herpes se transmite incluso cuando el pene o la lengua no penetran completamente en la vagina, el ano o la boca. No es necesario eyacular para transmitir el herpes.
Basta con un rápido contacto piel a piel. También puede contraerla al besar a alguien que tiene herpes oral.

La piel de los genitales, boca y ojos puede infectarse fácilmente. Otras áreas de la piel pueden infectarse si el virus del herpes encuentra una forma de entrar, como a través de cortaduras, quemaduras, erupciones u otras llagas.

No es necesario tener relaciones sexuales para contraer el herpes. Algunas veces el herpes se puede transmitir por una vía no sexual, como cuando un padre con herpes besa a su hijo en los labios. La mayoría de las personas con herpes oral se infectaron cuando eran niños. La madre puede transmitirle el herpes genital a su bebé durante el parto vaginal, aunque no es muy común.

También puede contagiar el herpes a otras partes del cuerpo si toca una llaga y luego se toca la boca, los genitales o los ojos sin lavarse las manos. También puede contagiar el herpes a otra persona por esta vía.

El herpes es más contagioso cuando hay llagas abiertas y húmedas, debido a que la secreción de las ampollas disemina fácilmente el virus. Pero el herpes también puede propagarse y propagarse a otras personas cuando no hay llagas y la piel se ve perfectamente normal.

La mayoría de las personas contraen herpes de personas que no tienen llagas. El herpes puede vivir en el cuerpo durante años sin causar síntomas, por lo que es muy difícil saber con seguridad cuándo y cómo lo contrajo. Es por eso que tanta gente lo tiene; es una infección muy silenciosa.

Debido a que el virus muere rápidamente fuera del cuerpo, el herpes no se propaga al abrazarse, darse la mano, toser, estornudar o sentarse en el asiento del inodoro.

Cuáles son los síntomas del herpes

El síntoma más común del herpes genital es un grupo de ampollas dolorosas o que pican en la vagina, la vulva, el cuello uterino, el pene, los glúteos, el ano o la cara interna de los muslos. Las ampollas estallan y se convierten en llagas. Usted también puede tener estos otros síntomas:

Ardor al orinar si la orina toca las llagas del herpes
Dificultad para orinar debido a que las úlceras y la hinchazón bloquean la uretra
Comezón
Dolor en el área genital
Si el herpes genital es causado por el VHS-2, usted también puede tener síntomas similares a los de la gripe, tales como:

  • Inflamación de las glándulas en el área pélvica, de la garganta y de la axila
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Sensación de dolor y cansancio
  • Cuando aparecen ampollas y otros síntomas del herpes genital, se denomina brote. El primer brote (también llamado “primer episodio” o “herpes inicial”) suele producirse entre 2 y 20 días después de la infección, aunque a veces el primer brote tarda años en aparecer.

El primer brote de herpes dura de 2 a 4 semanas. Aunque las ampollas desaparecen, el virus permanece en el cuerpo y puede causar úlceras nuevamente. Los brotes son muy comunes, especialmente durante el primer año. Usted puede notar algunas señales de advertencia unas horas o días antes de que aparezca el brote, como picazón, ardor u hormigueo en el área genital.

Los brotes de herpes no son agradables, pero el primero es el peor. Los brotes suelen ser más cortos y menos dolorosos. La mayoría de las personas con herpes tienen menos brotes con el tiempo y algunas dejan de tener brotes.

Los síntomas del herpes pueden ser más dolorosos y persistentes en personas que tienen una enfermedad que afecta su sistema inmunológico, como la leucemia o el VIH.

Cómo recibo tratamiendo para el herpes

Aunque no hay cura para el herpes, hay muchas maneras de tratar los síntomas y controlar la infección. Los medicamentos para tratar el herpes sirven para acortar los brotes y evitar que vuelvan con tanta frecuencia. Su médico le informará de las mejores opciones de tratamiento para su caso.

Si estás con un brote, tu médico puede darte medicamentos para curar las llagas más rápido. También puedes hacer cosas para que el dolor disminuya:

  • Tomar un baño caliente
  • Mantener el área genital seca (la humedad hace que las llagas estén por más tiempo)
  • Usar prendas de vestir suaves y holgadas
  • Aplicar una compresa con hielo en las llagas
  • Tomar algún analgésico como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin) o paracetamol (Tylenol)

Cómo puedo prevenir los brotes de herpes

Si usted tiene muchos brotes, su dcotora le puede recomendar terapia supresora (tomar medicamentos todos los días). Esto ayuda a prevenir futuros brotes y a reducir las probabilidades de propagar la infección a sus parejas.

Independientemente de que tome medicamentos o no, algunos hábitos, como comer sano, dormir bien y evitar el estrés, pueden ayudar a prevenir brotes futuros.

No se sabe exactamente qué desencadena los brotes de herpes genital. Otras infecciones, operaciones, irritaciones de la piel, relaciones sexuales, períodos menstruales y estrés pueden causar brotes. Las erupciones del herpes oral pueden ser causadas por quemaduras solares, llagas en los labios u otras infecciones. Si tiene herpes oral, evite quemarse con el sol.

Los brotes de herpes genital por lo general aparecen más esporádicamente y se acortan y debilitan después de unos cuantos años, ya sea que los traiga consigo o no.

Qué ocurre si no recibes un tratamiento para el herpes

La buena noticia es que el herpes no es mortal, ni siquiera muy peligroso. Puede ser molesto, pero no empeora con el paso de los años ni causa problemas graves de salud como otras enfermedades de transmisión sexual.

Si usted no recibe tratamiento para el herpes, los brotes pueden ser tanto recurrentes como esporádicos. Algunas personas dejan de tener brotes espontáneamente después de un tiempo.

Hay algunas razones por las que las personas pueden optar por no recibir tratamiento. Es posible que no tengan muchos brotes, o que éstos no les molesten realmente, o que no tengan relaciones sexuales y, por lo tanto, no estén preocupados por tener herpes en este momento. Cualquiera que sea su situación, recibir tratamiento para el herpes es su decisión.

Una persona que tiene herpes tiene mayor probabilidad de infectarse con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) debido a que las úlceras proporcionan una manera para que el virus entre al cuerpo. Por lo tanto, siempre use condones para prevenir la propagación tanto del herpes como del VIH.

Videos de herpes

Mas información acerca de las enfermedades de la piel