Saltar al contenido

La alergia al sol

sol

La alergia al sol es un trastorno cutáneo cada vez más frecuente durante los meses de primavera y verano. Es causada por la luz solar y se puede manifestar de diferentes maneras: picor, enrojecimiento, frijoles, pápulas, vesículas…. Este artículo describe los 5 tipos más comunes de fotodermatosis.

Alergia al sol

La alergia al sol o fotodermatosis es un grupo de alteraciones de la piel causadas por la radiación ultravioleta UVB y UVA, la luz visible y la radiación infrarroja. Son causadas por la reacción anormal de la piel a la luz solar. Se activan los cromóforos anormales, exagerando las reacciones fotoquímicas y provocando lesiones cutáneas en diferentes clínicas.

El enrojecimiento es un síntoma característico de las alergias al sol.

Alergia al sol tratamiento farmacologico

El mejor tratamiento y la mejor solución que podemos aplicar con la alergia solar es la prevención. Una buena protección solar es esencial, aunque en los casos más severos se pueden aplicar tratamientos farmacológicos prescritos por un médico.

Para evitar la alergia al sol, podemos tomar las siguientes medidas preventivas:

  • Evitar la exposición al sol en medida de lo posible, sobretodo en verano.
  • Evitar tomar el sol entre las 12h y las 16h, que es cuando la radiación es más intensa.
  • Utilizar ropa protectora.
  • Tomar el sol de una forma gradual, máximo 30 minutos al día.
  • Utilizar fotoprotectores de un nivel alto y de un amplio espectro, y aplicarlo cada dos horas.

Sensibilidad al sol

La alergia al sol o la erupción polimorfa son las formas comunes de fotodermatitis. Se produce por la exposición al sol, la radiación solar, causando una erupción de granitos pequeños, rojos y con picor.

La erupción poliforme no es realmente una reacción alérgica. A menudo se le llama “alergia al sol” porque sus síntomas son muy similares a los de una reacción alérgica.

La exposición a la luz puede causar varias enfermedades de la piel. Este tipo de enfermedad se conoce como fotodermatosis, siendo la PLA, conocida como alergia al sol, la más común.

Las causas de la alergia al sol aún se desconocen hoy en día. Se sabe que ocurre cuando la exposición a los rayos ultravioleta UVA-UVB es más larga de lo normal. La radiación ultravioleta UVC y la luz visible también pueden ser responsables de esta enfermedad.

Los estudios estiman que la prevalencia de la alergia al sol es más común en las mujeres que en los hombres. Afecta a todas las razas y a todos los tipos de piel, aunque es más probable que los blancos se vean afectados.

La alergia al sol generalmente ocurre entre los 20 y 30 años de edad, aunque también puede ocurrir en la niñez o en la vejez.

En el diagnóstico siempre debemos descartar la existencia de cualquier factor desencadenante, como medicamentos, productos químicos en cosméticos, perfumes, alteraciones metabólicas y enfermedades carenciales. También se descarta que su causa se deba a una enfermedad autoinmune.

Los principales síntomas de la alergia al sol son pequeñas manchas rojas, acompañadas de picor y enrojecimiento de la piel. Suelen aparecer en la espalda, escote, hombros, brazos y piernas.

Pueden aparecer varias horas o incluso varios días después de la exposición al sol y durar varios días.

Más información acerca de Alergias