Saltar al contenido

La atrofia vaginal

utero

La atrofia vaginal y vulvar es un proceso crónico que experimentan aproximadamente el 50% de las mujeres posmenopáusicas. Los síntomas incluyen dolor durante el coito (dispareunia), sequedad vaginal e irritación. Esto a menudo puede afectar las relaciones sexuales y no sexuales y las actividades de la vida diaria, en resumen, su calidad de vida.

Recuerda que ya tocamos el tema de la menopausia y la sexualidad en otro post, pero no nos enfocamos en este problema en particular.

No sólo las mujeres menopáusicas o posmenopáusicas sufren de estos problemas, el 12% de las mujeres menores de 40 años también experimentan estos síntomas. Cuando hablamos de menopausia incluimos las causadas por enfermedades como ciertos tipos de trastornos endocrinos que alteran los niveles hormonales o cánceres ginecológicos en los que es necesario extirpar los ovarios.

El factor común a todos estos procesos es la disminución de estrógenos. Estas hormonas son responsables de mantener la mucosa de la vagina elástica, hidratada y rica en glucógeno. Su disminución causará atrofia del epitelio vaginal. Además de la pérdida de las células, el contenido de glucógeno de las células disminuye, por lo que no puede ser transformado en ácido láctico por los lactobacilos vaginales que mantienen el pH vaginal entre 3,5 y 4,5 y aumentan el pH favoreciendo la proliferación de bacterias nocivas tanto en la vagina como en el tracto urinario.

Atrofia uterina

La atrofia vaginal, también conocida como vaginitis atrófica, es el adelgazamiento, la sequedad y la inflamación de la pared vaginal debido a la falta de estrógeno. La atrofia vaginal con frecuencia ocurre después de la menopausia, pero también puede ocurrir en la infancia o durante una disminución en la producción de estrógeno que se desarrolla en cualquier otro momento.

Para muchas mujeres, la atrofia vaginal hace que las relaciones sexuales sean dolorosas. Existen tratamientos simples y efectivos para la atrofia vaginal. Los niveles bajos de estrógeno causan cambios en su cuerpo, pero no significan que usted tenga que soportar la incomodidad de la atrofia vaginal.

Atrofia vulvar sintomas

En las mujeres posmenopáusicas, la deficiencia de estrógeno causa una amplia gama de síntomas, desde bochornos hasta un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Otras manifestaciones como la atrofia vaginal pueden pasar desapercibidas, o incluso pueden ser ocultadas por la propia paciente debido a la vergüenza u otras razones culturales o religiosas, por lo que sus síntomas pueden persistir durante años si no se proporciona el tratamiento adecuado.

Algunas veces, la atrofia vaginal puede no causar ningún síntoma. Cuando son sintomáticas, las manifestaciones clínicas más frecuentes son:

  • Menos lubricación vaginal. La resequedad vaginal es el síntoma más común.
  • Dolor o malestar vaginal durante el coito, conocido médicamente como dispareunia. A menudo se asocia con una pérdida de interés en la actividad sexual.
  • La dispareunia afecta al 10-15% de las mujeres en edad fértil y aumenta al 40-50% en mujeres mayores de 50 años.
  • Picazón o ardor al orinar (disuria).
  • Incontinencia urinaria, especialmente en mujeres mayores.
  • El prolapso vaginal es causado por el adelgazamiento de la pared vaginal y la pérdida de los pliegues mucosos de la vagina como resultado de la disminución de los niveles de estrógeno.
  • Ardor en la vagina.
  • Sangrado vaginal pequeño, especialmente después de la relación sexual. Las úlceras o lesiones en la pared vaginal también pueden ocurrir más fácilmente.

Atrofia vulvar tratamiento natural

Infusión de manzanilla

Los baños de asiento con infusión de manzanilla actúan como un calmante natural contra esta irregularidad causada por la disminución de estrógeno en la menopausia.

Las propiedades antiinflamatorias que contiene ayudan a calmar la irritación y la sensación de picor.

Ingredientes
2 puñados de hojas de manzanilla y flores
1 litro de agua.
Preparación
Poner a hervir un litro de agua y cuando empiece a hervir, añadir los dos puñados de hojas de manzanilla y flores.

Cúrcuma

Las propiedades antibacterianas de la cúrcuma la convierten en un aliado para restaurar el flujo vaginal cuando la sequedad es causada por algún tipo de infección viral.

El consumo regular en la dieta es una forma de prevenir esta alteración, pero también puede prepararse como un remedio para combatirla.

Ingredientes
Extracto de cúrcuma
Leche
Preparación
Mezclar el extracto de cúrcuma con la leche hasta obtener una pasta.
Aplíquelo en la zona vaginal y déjelo actuar durante unos minutos antes de enjuagarlo con abundante agua.

Aloe-vera

El gel contenido en la planta de aloe vera es un excelente hidratante para combatir la sequedad y restaurar el pH natural de la vagina.

Para potenciar sus efectos es bueno mezclarlo con un poco de leche, que aporta ácido láctico, necesario para regular la flora bacteriana.

Ingredientes
2 cucharadas de gel de aloe vera
1 cucharada de leche líquida (10 ml)
Preparación
Preparar una mezcla de gel de aloe vera y leche y aplicarla en la zona afectada.
Repita el tratamiento todos los días para obtener buenos resultados.

Valeriana

La infusión de esta planta es famosa por sus propiedades sedantes que pueden reducir el estrés y otras emociones negativas que influyen en la condición física de una persona.

Es precisamente por esta razón que puede servir de apoyo para combatir esta molestia.

Ingredientes
2 cucharaditas de valeriana (10g)
1 taza de agua (250 ml)
Preparación
Poner a hervir una taza de agua, añadir la valeriana y, después de dos minutos, retirar del fuego.
Déjalo descansar y tómalo antes de acostarte.

Atrofia vaginal tratamiento

Existen muchas posibilidades terapéuticas para reducir los síntomas de la atrofia vaginal. Su tratamiento puede ser tratado de las siguientes maneras:

Es importante eliminar todos aquellos factores de riesgo que pueden causar atrofia vaginal o los síntomas causados por ella, como la sequedad vaginal. La atrofia vaginal es un trastorno muy frecuente que va a aparecer en un porcentaje muy alto de mujeres y que es muy difícil de prevenir, ya que es consecuencia de la evolución natural a nivel hormonal que una mujer sufre a lo largo de su vida. Sin embargo, esto no significa que no se deban tomar medidas para aliviar, evitar o retrasar lo más posible la aparición de los síntomas que produce:

  • Dejar de fumar: Se aconseja a las pacientes que dejen de fumar, ya que fumar disminuye los niveles de estrógeno y se asocia con un aumento de la atrofia vaginal. Esto se debe a que fumar aumenta la velocidad del metabolismo del estrógeno.
  • Práctica de ejercicio (excluyendo el ejercicio físico muy intenso): Se recomienda hacer ejercicio físico moderado varias veces a la semana, ya que la obesidad también se ha asociado con un aumento de la sequedad vaginal.
  • Consuma una dieta balanceada.
  • Mantener una vida sexual activa: Tener relaciones sexuales con relativa frecuencia puede ayudar a aliviar los síntomas de atrofia porque promueve el flujo vaginal, pero no se ha establecido la frecuencia y el tipo de actividad sexual necesaria.

Hay dos compuestos principales, humectantes y lubricantes vaginales:

Los humectantes vaginales no disminuyen la atrofia de la pared vaginal secundaria a la deficiencia de estrógeno, pero sí mejoran la resequedad de la pared vaginal. Esto alivia síntomas como dispareunia (dolor con el coito), ardor vaginal o picazón vaginal. Estas sustancias han demostrado su eficacia y, por lo tanto, son el tratamiento de elección en pacientes con síntomas leves o moderados. Se pueden usar una o varias veces por semana.

En cuanto a los lubricantes vaginales, se utilizan como complemento al tratamiento anterior y están indicados antes de la relación sexual. Se recomiendan los lubricantes a base de agua y silicona, y se desaconseja el uso de vaselina como lubricante, ya que causa daño al látex en los condones o diafragmas, y también puede aumentar el riesgo de infección genital. Otros lubricantes a base de aceite tampoco son adecuados para aplicaciones intra-vaginales.

Cuando los síntomas son moderados o severos y no desaparecen con el tratamiento descrito anteriormente, es necesario comenzar la terapia hormonal con estrógeno. Estos pueden ser usados localmente o sistémicamente. El método de administración debe ser individualizado después de que cada caso individual haya sido evaluado.

La aplicación de dosis bajas de estrógenos localmente reduce claramente los síntomas de atrofia vaginal, y también se evitan los posibles efectos secundarios causados por la administración de estrógenos a nivel sistémico. Están especialmente indicados para mujeres con sólo síntomas vulvovaginales. Existen diferentes formas de presentación en el mercado como tabletas, anillos y cremas.

Por otro lado, la administración de estrógenos a nivel sistémico puede producir importantes efectos secundarios, por lo que sólo deben usarse en mujeres muy sintomáticas. Se debe tener especial cuidado en ciertos tipos de pacientes, como las mujeres con cáncer de mama, donde se requiere la opinión de expertos para establecer el tratamiento, ya que la terapia hormonal con estrógenos puede conducir a la recurrencia del cáncer. Los estrógenos administrados sistémicamente pueden producir otros efectos indeseables como sangrado uterino o aumento del riesgo de accidente cerebrovascular. Deben administrarse con progestágenos.

También hay diferentes maneras de comenzar el tratamiento hormonal, como parches para la piel o tabletas orales.

Videos de atrofia vaginal

 

Imagenes de atrofia vaginal

utero

Mas información acerca de las Enfermedades de las Mujeres