Saltar al contenido

La dermatitis atópica

dermatitis

Es un trastorno cutáneo prolongado (crónico) que consiste en erupciones cutáneas escamosas y con picazón. Es un tipo de eczema.

Otras formas de eccema incluyen

  • Dermatitis por contacto
  • Eccema deshidrótico
  • Eccema numular
  • Dermatitis seborreica

La dermatitis atópica se debe a una reacción cutánea. Causa comezón, hinchazón y enrojecimiento continuos. Las personas con dermatitis atópica pueden ser más sensibles debido a que su piel carece de ciertas proteínas que mantienen la barrera protectora contra el agua.

La dermatitis atópica es más común en los bebés. Puede comenzar tan pronto como a los 2 a 6 meses. Muchas personas lo superan con el tiempo a principios de la adultez.

Dermatitis que es 

Dermatitis es un término general para la inflamación de la piel. La dermatitis puede tener diferentes causas y manifestarse de muchas maneras. Usualmente causa un sarpullido con comezón en la piel enrojecida e hinchada.

La piel afectada por la dermatitis puede ampollarse, exudar, formar costras o descamarse. Ejemplos de dermatitis incluyen dermatitis atópica (eccema), caspa y erupciones causadas por el contacto con diversas sustancias, como hiedra venenosa, jabones y joyas de níquel.

La dermatitis es una afección común que no es contagiosa, pero puede hacer que la persona se sienta incómoda y cohibida. Una combinación de medidas de cuidados personales y medicamentos puede ayudarle a tratar la dermatitis.

Dermatitis tratamiento 

El tratamiento para la dermatitis varía dependiendo de la causa y de cómo cada persona experimenta la afección. Además de las recomendaciones de remedios caseros y cambios en el estilo de vida, la mayoría de los planes de tratamiento de la dermatitis consisten en una o más de las siguientes opciones:

  • Aplicar cremas con corticosteroides
  • Aplicar ciertas cremas o lociones que afectan el sistema inmunitario (inhibidores de calcineurina)
  • Exposición del área afectada a cantidades controladas de luz natural o artificial (fototerapia)

Dermatitis atopica en adultos 

El aumento del diagnóstico de la dermatitis atópica en adultos es una realidad a pesar de que, en muchos casos, es difícil establecer si el adulto tiene realmente esta patología que afecta crónicamente a la piel. La razón es, muchos casos de eccema recurrente en pacientes sin antecedentes de eccema en la infancia corresponden a la dermatitis atópica, siendo difícil establecer el diagnóstico”, dice el experto, quien señala que las localizaciones típicas de la dermatitis atópica en niños pueden no ser tan frecuentes en adultos, lo que complica aún más el diagnóstico.

Visualmente, la dermatitis atópica se manifiesta como un eccema característico de picor que suele tener un curso crónico y recurrente. Este eccema afecta la calidad de vida del paciente, disminuyéndola y creando una situación en la que el confort habitual desaparece y la piel empeora, todo lo cual tiene un impacto psicológico negativo en el paciente.

Dermatitis de contacto

La dermatitis por contacto es un sarpullido rojo y con picazón que ocurre por contacto directo o por una reacción alérgica a una sustancia. La erupción no es contagiosa ni potencialmente mortal, pero puede ser muy incómoda.

Muchas sustancias pueden causar tales reacciones, como jabones, cosméticos, fragancias, joyas y plantas.

Para tratar con éxito la dermatitis por contacto, se debe identificar y evitar la causa de la reacción. Si usted puede evitar la sustancia irritante, la erupción generalmente desaparece al cabo de 2 a 4 semanas. Usted puede tratar de calmar su piel con compresas frías y húmedas, cremas para la comezón y otras medidas de cuidado personal.

Dermatitis numular

El eccema numular es una enfermedad inflamatoria de la piel que recibe su nombre debido a su apariencia única. Forma lesiones en forma de moneda en la piel. (En latín, “numular” significa moneda). La erupción a menudo se encuentra en los brazos, las nalgas, la espalda o las piernas. A medida que las lesiones envejecen, pueden volverse escamosas o con costra, pareciéndose a la psoriasis o a la tiña. El eccema numular es una afección crónica que puede empeorar o mejorar con el tiempo, pero no hay cura. De hecho, la causa de esta enfermedad relativamente rara todavía se desconoce, pero se sospechan ciertos factores.

Tipos de dermatitis

La dermatitis es una reacción alérgica de la piel que causa síntomas como enrojecimiento, comezón, descamación y la formación de pequeñas ampollas llenas de líquido transparente, que pueden aparecer en algunas áreas del cuerpo o diseminarse por todo el cuerpo.

Esta afección puede surgir a cualquier edad, incluso en bebés, principalmente por alergia o contacto de la piel con el pañal, y puede ser causada por el contacto con una sustancia causante de alergias, o como efecto secundario de medicamentos, mala circulación sanguínea o piel muy seca.

Los principales tipos de dermatitis se identifican según los síntomas o causas, por lo que se pueden dividir:

  • Dermatitis atópica
    La dermatitis atópica es un tipo de dermatitis crónica de la piel caracterizada por la aparición de lesiones de color rojo grisáceo que causan picazón y a veces descamación, especialmente en los pliegues de la piel.
  • Dermatitis seborreica
    La dermatitis seborreica es una inflamación que causa enrojecimiento o descamación de la piel, especialmente en el cuero cabelludo y algunas áreas del cuerpo, y puede conocerse como seborrea o caspa.
  • Dermatitis herpetiforme
    La dermatitis herpetiforme es una enfermedad crónica de la piel causada por la intolerancia al gluten, caracterizada por pequeñas ampollas que causan ardor y picazón intensos.
  • Dermatitis del ocre
    La dermatitis del ocre se caracteriza por la decoloración oscura o marrón de las piernas y los tobillos debido a la acumulación de sangre, especialmente en el caso de las venas varicosas.
  • Dermatitis alérgica
    La dermatitis alérgica, también conocida como dermatitis de contacto, causa ampollas, picazón y enrojecimiento en áreas de la piel que han estado en contacto directo con una sustancia irritante como joyas o productos cosméticos.
  • Dermatitis exfoliativa
    La dermatitis exfoliativa es una inflamación severa de la piel que causa la aparición de descamación, enrojecimiento en grandes áreas del cuerpo como el pecho, los brazos, los pies o las piernas.

Dermatitis en la cara

La dermatitis atópica (o eccema atópico) es una enfermedad crónica, no contagiosa, en la cual la piel de la cara o del cuerpo está constantemente seca, con picazón e irritada. En otras palabras, es una enfermedad inflamatoria que se está volviendo cada vez más común, especialmente en el mundo occidental. Afecta al 10% de la población mundial (entre el 10-20% de los niños y el 2-5% de los adultos se ven afectados) y en los últimos 30 años, el número de casos ha aumentado en un 200-300%.

Los bebés y los niños pequeños son los más afectados. El 90% de los pacientes comienzan a experimentar síntomas antes de los cinco años y el 80% antes de los dos años.

En los niños pequeños y los bebés, el área de piel más comúnmente afectada es la cara, aunque a medida que crecen, el sarpullido se puede diseminar al cuerpo. La dermatitis facial atópica afecta a todas las edades y a menudo aparece como áreas secas y escamosas en el cuero cabelludo, la frente, alrededor de los ojos y detrás de las orejas. También es muy común que los síntomas aparezcan en las mejillas, especialmente en los bebés.

Los síntomas varían según la persona, la estación e incluso el día. Los afectados notan que hay dos fases diferentes en la piel atópica: inactiva (“interbrote”) y activa (“erupciones”).
Durante la fase entre brotes, los síntomas son sequedad de leve a muy severa, exfoliación leve, irritabilidad de la piel (un estado crónico – no una enfermedad – también conocida como xerosis), y el área afectada puede tener pequeñas grietas cicatrizadas.

Además de los problemas causados por la propia irritación de la piel, la dermatitis atópica puede provocar otros problemas físicos y psicológicos como la falta de sueño, la discriminación de la persona, el estrés y una falta general de confianza en sí mismo, especialmente en el caso de la dermatitis facial atópica. Como resultado, los afectados a menudo limitan sus actividades diarias haciendo cambios en su ropa, comida, maquillaje y las actividades en las que participan. Sus relaciones pueden incluso verse afectadas si sienten que su atractivo se ve reducido por los síntomas.

Videos de dermatitis

Mas información acerca de las enfermedades de la piel