Saltar al contenido

La enfermedad de Crohn

enfermedad de crohn

La enfermedad de Crohn es un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria autoinmunitaria crónica. Puede afectar cualquier parte del tracto digestivo (desde la boca hasta el ano). Con mayor frecuencia afecta el intestino, más específicamente el íleo terminal y el colon. Es una enfermedad que generalmente se desarrolla en forma de brotes cuando está activa, lo que provoca síntomas, y en fases de reemisión, cuando está inactiva.

La enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una de las llamadas enfermedades inflamatorias intestinales (EII) donde también se encuentra la colitis ulcerosa. Estas enfermedades lesionan el intestino al alterar su función. Son enfermedades crónicas que por lo tanto no tienen cura. Por esta razón, aprender a comer para evitar brotes y mejorar los síntomas es muy importante.

Enfermedad de crohn tratamientos 

El tratamiento de la enfermedad de Crohn puede abordarse desde diferentes áreas: dieta, fármacos, cirugía, cambios en el estilo de vida.

La dieta de un paciente con enfermedad de Crohn debe ser equilibrada y completa, como en las personas sanas, pero debe enfatizarse más, ya que el paciente generalmente sufre de falta de apetito y malabsorción. La dieta equilibrada consiste en obtener la mitad de las calorías diarias a partir de hidratos de carbono (almidón, fibra, azúcares, etc.) y la otra mitad a partir de proteínas (carne, pescado, huevos, etc.) y grasas (pescado, carne, bollería, etc.).

Es mejor comer varias veces al día y beber agua con frecuencia. Evite los alimentos picantes y los alimentos ricos en fibra, y no beba bebidas carbonatadas, cafeinadas o alcohólicas.

A pesar de una dieta saludable, los pacientes a veces pueden desarrollar desnutrición severa, requiriendo alimentos especializados tales como dietas elementales (más comúnmente usadas en niños que las siguen fácilmente) o nutrición intravenosa en los hospitales.

Varios medicamentos ayudan a controlar la enfermedad de Crohn limitando la inflamación y la sintomatología; una vez controlados, se utilizan medicamentos para disminuir la aparición de nuevos brotes. Por lo tanto, el tratamiento de la enfermedad de Crohn nunca es curativo. Las familias de drogas más comúnmente usadas son:

  • 5-Aminosalicílicos o 5-ASA: son fármacos antiinflamatorios que son útiles principalmente en el compromiso leve del colon. Los más comúnmente utilizados son la sulfasalazina y la mesalazina por vía oral, y también existen preparados en enemas y supositorios.
  • Glucocorticoides: se utilizan en las exacerbaciones de la enfermedad y, una vez controlados, ya no se administran. La budesonida, que tiene una acción más localizada, se utiliza para la afectación del íleon terminal más frecuente. En los casos más graves, se administra prednisona. Los efectos secundarios están relacionados con el momento de la administración, y son varios: retención de líquidos, redistribución de la grasa corporal, estrías abdominales, aumento de azúcar en la sangre, cataratas, etc.
  • Antibióticos: El metronidazol y la ciprofloxacina son útiles, especialmente cuando el ano y sus alrededores están afectados. Los efectos secundarios más comunes son náuseas, sabor metálico e interacciones desagradables con el alcohol.
  • Inmunosupresores: Estos suprimen el sistema inmunológico, previniendo así una reacción inflamatoria; se utilizan cuando los glucocorticoides no están funcionando y para prevenir nuevos brotes. Los más comúnmente utilizados son la azatioprina, la 6-mercaptopurina y el metotrexato; su principal efecto adverso es un mayor riesgo de infección. El metotrexato debe suspenderse 3 meses antes de la concepción tanto en hombres como en mujeres porque causa alteraciones genéticas en el embrión.
  • Anti-TNF-α: elimina el TNF, una molécula que promueve la inflamación. Se usan al mismo tiempo que los inmunosupresores si no son suficientes; los más comúnmente usados son infliximab, adalimumab y certolizumab.

Los pacientes con enfermedad de Crohn deben evitar el uso de antiinflamatorios no esteroideos y algunos antibióticos como la amoxicilina clavulánica, debido a que algunos estudios han mostrado recurrencias de la actividad.

La cirugía definitivamente no cura la enfermedad de Crohn. Sin embargo, a veces es necesario, a veces en situaciones de emergencia (por perforación, hemorragia o absceso), a veces de forma programada (por fracaso del tratamiento médico, obstrucción intestinal o fístulas). El objetivo principal es recuperar el estado de salud y bienestar, por lo que un tratamiento médico que no sea útil no debe prolongarse.

Hábitos saludables para el paciente con enfermedad de Crohn
En primer lugar, la recomendación de dejar de fumar es una prioridad. La aparición de nuevos brotes y la velocidad de empeoramiento de la enfermedad se han demostrado claramente en pacientes que siguen fumando.

Por otro lado, el estado psicológico de los pacientes de Crohn es muy importante. Las alteraciones de su estado emocional causan exacerbaciones de la enfermedad, y se ha demostrado que al disminuir la tensión emocional con el reposo pueden remitir brotes leves con la misma eficacia que con los fármacos mencionados.

A pesar de ser una enfermedad crónica, y a veces grave, las personas afectadas son capaces de llevar a cabo actividades de la vida diaria con normalidad.

Enfermedad de crohn dieta 

Los principales objetivos de la intervención nutricional para personas con enfermedad de Crohn son:

  • Valorar y mejorar el estado general de la persona.
  • Evitar estados de malnutrición y de desnutrición.
  • Aumentar de peso en los casos donde sea necesario.
  • Disminuir la inflamación de las zonas afectadas por el Crohn.
  • Valorar la existencia de intolerancias alimentarias y de alergias.
  • Potenciar el estado inmunitario para evitar infecciones y complicaciones de la enfermedad.
  • Prevenir estados carenciales y déficits nutricionales que puedan causas otras enfermedades comunes como la osteoporosis.
  • Proteger las mucosas internas.
  • Facilitar la digestión de los alimentos.
  • Corregir y mejorar el tránsito intestinal.

Más información de Enfermedades Autoinmunes