Saltar al contenido

La miomatosis

mioma

El mioma uterino es la aparición de fibromas uterinos, que son tumores benignos que se desarrollan en el útero a partir de su músculo liso: el miometrio. También se denominan fibromas, fibromiomas o leiomiomas. Su tratamiento dependerá principalmente de los síntomas, edad y deseo reproductivo de la mujer.

Miomatosis uterina causas

Los fibromas son los tumores benignos más comunes que se presentan en las mujeres. Normalmente, se presentan en múltiples formas, pero también podemos encontrarlos solos.

Pueden ser asintomáticos, por lo que su incidencia real no se conoce con precisión. Sin embargo, se estima que 1 de cada 4 mujeres en edad fértil las tiene. Generalmente se diagnostican entre los 30 y 40 años de edad.

Se desconocen sus causas exactas, pero se sabe que su aparición y crecimiento están influenciados por las hormonas del ciclo menstrual, principalmente los estrógenos. Un desequilibrio hormonal y el aumento de los niveles de estrógeno en el cuerpo pueden llevar al desarrollo de este tipo de tumor, que no es más que el crecimiento de una masa anormal de tejido muscular.

Después de la menopausia, debido a que los niveles de estrógeno en la sangre disminuyen, no se forman nuevos fibromas y generalmente son más pequeños pero no desaparecen.

Miomatosis uterina sintomas 

Como ya hemos mencionado, los fibromiomas a menudo no causan ningún síntoma. Sin embargo, en algunas mujeres, dependiendo de la ubicación, tamaño y dirección del crecimiento del tumor, pueden causar:

  • Sangrado entre menstruaciones (metrorragia)
  • Menstruaciones más largas y abundantes (menorragia)
  • Reglas dolorosas (dismenorrea)
  • Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia)
  • Dolores pélvicos e hinchazón abdominal
  • Compresión y sensación de presión en vejiga, uréter y recto
  • Ganas de orinar frecuentes
  • Anemia

Miomatosis diagnostico

Los fibromas generalmente se diagnostican mediante un examen físico del área pélvica, seguido de una ecografía abdominal o transvaginal para confirmar su presencia. El diagnóstico es más difícil en pacientes con obesidad, ya que cuesta más palpar.

También se pueden realizar otras técnicas más complejas para confirmar el diagnóstico y descartar otros tipos de alteraciones como tumores ováricos o inflamación de las trompas:

  • Histeroscopia
    consiste en introducir una cámara a través de la vagina para inspeccionar el interior de la cavidad uterina. Es útil para el diagnóstico y la extirpación de fibromas submucosos.
  • Laparoscopia
    se inserta una cámara a través de un pequeño orificio en el abdomen para visualizar su interior. Permite observar fibromas subserosos e incluso extirparlos.
  • Histerosonografía
    consiste en realizar una ecografía al mismo tiempo que se inyecta una solución salina en el útero para mejorar su visualización.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM)
    le permite crear imágenes utilizando potentes imanes y ondas de radio. No se hace rutinariamente debido a su precio.
  • Tomografía axial computarizada (TC)
    consiste en tomar muchas radiografías para obtener una imagen en 3D del área pélvica. Esta técnica tampoco se utiliza generalmente para diagnosticar fibromas.
  • Biopsia endometrial
    mediante la toma de una muestra de tejido, permite diagnosticar tumores malignos.

Miomatosis uterina tratamiento

El tratamiento de la miomatosis dependerá de la edad del paciente y del deseo de tener hijos, así como del tamaño y peso de los fibromas. Los que son asintomáticos y de tamaño pequeño no necesitan ser tratados, sólo revisados.

Tratamientos no invasivos
Permiten retrasar o evitar la cirugía. Los más comunes son:

  • Analgésicos
    para controlar el dolor de los fibromas pequeños.
  • Anticonceptivos hormonales
    para regular la menstruación y el dolor que causa.
  • Tratamiento hormonal con agonistas de la GnRH
    disminuye el nivel de estrógeno en la sangre, provocando una situación similar a la menopausia, por lo que se deben tener en cuenta sus efectos secundarios. El tratamiento mejora los síntomas pero no hace que el fibroma desaparezca, así que cuando se deja de tomar el medicamento, éste vuelve a crecer.

Tratamientos invasivos
En los casos en que los síntomas no se pueden aliviar con medicamentos, se elige el tratamiento quirúrgico. Hay varias opciones:

  • Embolización de la arteria uterina
    se utiliza para los fibromas pequeños y consiste en interrumpir el suministro de sangre al fibroma, haciendo que se encoja o desaparezca por completo. Esto se logra insertando micropartículas en las arterias uterinas a través de un catéter.
  • Miomectomía
    consiste en extirpar los fibromas a la vez que se preserva el útero. Esta técnica es utilizada por las mujeres que tienen la intención de tener hijos. Esto no garantiza que los fibromas no vuelvan a crecer en el futuro. Puede realizarse por histeroscopia (fibromas submucosos) o laparoscopia (fibromas suberosos).
  • Histerectomía
    es la extirpación de parte o de todo el útero. Esta cirugía se realiza en mujeres mayores que ya no tienen la intención de tener hijos.

Miomatosis uterina intramural 

Es un tumor pélvico localizado dentro de las capas musculares del útero. La gran mayoría de los fibromas uterinos intramurales son de naturaleza benigna y se forman a partir de una sola célula clonal (en al menos el 60% de los casos). La activación de esa célula a partir de la cual se generan las otras tiene un origen multifactorial y diverso que puede deberse a diferentes causas.

De todos estos posibles orígenes en la formación de miomas uterinos intramurales, el papel de las hormonas sexuales como los estrógenos y los progestágenos parece ser crucial para la formación y el crecimiento de estos tipos de miomas. Como resultado de esta situación, uno de los posibles tratamientos para los miomas uterinos intramurales es tomar medicamentos que modifiquen las concentraciones de estas hormonas sexuales con el fin de reducir el tamaño e incluso lograr la desaparición de los miomas uterinos pequeños.

Miomatosis uterina en el embarazo

La presencia de fibromas uterinos se ha relacionado con la infertilidad femenina, aunque sólo 1-2.4% de las pacientes infértiles tienen fibromas uterinos como la única causa del problema de infertilidad. Son las membranas submucosas las que pueden dificultar el embarazo, ya que afectan directamente a la cavidad uterina.

Uno de los problemas con los fibromas es que pueden hacer que compriman las trompas de Falopio, lo cual impide la fertilización del óvulo. También pueden prevenir la implantación en el endometrio.

Por otro lado, estos tumores han sido vinculados a abortos de repetición, ya que, dependiendo de su tamaño en el útero, pueden impedir el desarrollo normal del embrión.

Las pacientes en edad fértil que creen que estos cambios pueden dificultar el embarazo deben someterse a una miomectomía.

Videos de miomatosis uterina

Mas información acerca de las Enfermedades de las Mujeres