Skip to content

Las enfermedades osteomusculares

osteoporosis

Son un grupo de lesiones inflamatorias o degenerativas de los músculos, tendones, articulaciones, ligamentos y nervios. Por lo general, se localizan en las áreas del cuello, la espalda, el hombro, el codo, la muñeca y las manos. Los diagnósticos médicos más frecuentes son tendinitis, tenosinovitis, síndrome del túnel carpiano, mialgias, cervicalgias, lumbalgias, etc. El síntoma predominante es el dolor asociado con la inflamación, la pérdida de fuerza y la disminución o discapacidad funcional del área anatómica afectada.

Osteomielitis

La osteomielitis es una infección de un hueso. Las infecciones pueden llegar al hueso a través del torrente sanguíneo o diseminarse a través del tejido circundante. Las infecciones también pueden comenzar en el hueso mismo, si una lesión deja el hueso expuesto a gérmenes.

En los niños, la osteomielitis afecta con mayor frecuencia los huesos largos de las piernas y la parte superior del brazo. En los adultos, la osteomielitis es más probable que ocurra en los huesos de la columna vertebral (vértebras). Las personas con diabetes que tienen úlceras en el pie pueden tener osteomielitis.

La osteomielitis, que antes se consideraba una enfermedad incurable, ahora se puede tratar con éxito. La mayoría de las personas requieren cirugía para extirpar partes del hueso que están muertas, seguidas de un ciclo de antibióticos potentes, por lo general administrados por vía intravenosa durante al menos cuatro a seis semanas.

Osteomielitis causas

Las bacterias estafilococos, los tipos de gérmenes que normalmente se encuentran en la piel o en la nariz de las personas sanas, causan la mayoría de los casos de osteomielitis.

Los gérmenes pueden entrar en el hueso de diferentes maneras, tales como:

  • El torrente sanguíneo. Los gérmenes que se encuentran en otras partes del cuerpo (por ejemplo, en los pulmones por neumonía o en la vejiga por una infección urinaria) pueden viajar a través del torrente sanguíneo y llegar a una parte debilitada del hueso. En los niños, la osteomielitis ocurre con mayor frecuencia en las áreas más blandas, llamadas “placas de crecimiento”, en ambos extremos de los huesos largos de los brazos y las piernas.
  • Tejido infectado o una articulación protésica infectada. Las heridas punzantes extensas pueden llevar gérmenes dentro del cuerpo. Si una herida con estas características se infecta, los gérmenes pueden propagarse a un hueso cercano.
  • Heridas abiertas. Si usted tuvo una fractura grave y parte del hueso atravesó su piel, los gérmenes pueden entrar en su cuerpo. La cirugía para reemplazar articulaciones o reparar fracturas también puede causar contaminación directa.

Osteomielitis tratamiento 

El tratamiento más común para la osteomielitis es la cirugía para extirpar las partes óseas infectadas o muertas, con la posterior administración de antibióticos. Por lo general, no es necesaria la hospitalización.

Cirugía
Dependiendo de la gravedad de la infección, la cirugía para tratar la osteomielitis puede involucrar uno o más de los siguientes procedimientos:

  • Drenaje del área infectada. Abrir el área alrededor del hueso infectado le permite al cirujano drenar el pus o líquido que se ha acumulado de la infección.
  • Extracción de hueso o tejido enfermo. En un procedimiento llamado desbridamiento, el cirujano extrae la mayor cantidad posible de hueso enfermo y toma un pequeño margen de hueso sano para asegurarse de que se hayan extraído todas las áreas infectadas. También se puede extirpar el tejido circundante que muestra signos de infección.
  • Restauración del flujo sanguíneo al hueso. El cirujano puede llenar los espacios vacíos dejados por el procedimiento de desbridamiento con un pedazo de hueso u otro tejido, como piel o músculo, obtenido de otra parte del cuerpo.

Algunas veces, se colocan rellenos temporales hasta que el paciente esté lo suficientemente sano para recibir un injerto de hueso o tejido. El injerto ayuda al cuerpo a reparar los vasos sanguíneos dañados y formar hueso nuevo.

  • Extracción de objetos extraños. En algunos casos, es posible que sea necesario extraer objetos extraños, como placas o tornillos colocados en una cirugía anterior.
  • Amputación de la extremidad. Como último recurso, los cirujanos pueden amputar la extremidad afectada para prevenir una mayor diseminación de la infección.

Medicamentos y medicaciones
Una biopsia de hueso mostrará el tipo de microbio que causa la infección, de manera que el médico puede elegir un antibiótico que funcione particularmente bien para ese tipo de infección. Por lo general, los antibióticos se administran por vía intravenosa en el brazo durante al menos cuatro a seis semanas.

Es posible que se necesite una serie adicional de antibióticos orales para las infecciones más graves.

Osteonecrosis

La necrosis avascular es la muerte del tejido óseo debido a la falta de suministro de sangre. La necrosis avascular, también llamada osteonecrosis, puede causar pequeñas fracturas en el hueso y, con el tiempo, colapso óseo.

El flujo sanguíneo a un segmento del hueso puede interrumpirse si el hueso se rompe o si la articulación se disloca. La necrosis avascular también está asociada con el uso prolongado de altas dosis de esteroides y el consumo excesivo de alcohol.

Cualquiera puede tener necrosis avascular. Sin embargo, es más común en personas entre 30 y 60 años de edad. Debido a este rango de edad relativamente joven, la necrosis avascular puede tener importantes consecuencias a largo plazo.

Osteonecrosis tratamientos

El objetivo es prevenir una mayor disminución de la masa ósea. El tratamiento específico, en general, depende de la cantidad de hueso que usted haya dañado.

Medicamentos y tratamiento
En las primeras etapas de la necrosis avascular, los síntomas pueden reducirse con medicamentos y tratamiento. El médico puede recomendar lo siguiente:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Medicamentos como el ibuprofeno (Advil y Motrin IB, et al.) y el naproxeno sódico (Aleve et al.) pueden aliviar el dolor y la inflamación asociados con la necrosis avascular.
  • Medicamentos para la osteoporosis. Los medicamentos como alendronato (Fosamax, Binosto) pueden retardar la progresión de la necrosis avascular, aunque las pruebas son contradictorias.
  • Medicamentos para bajar el colesterol. La disminución de la cantidad de colesterol y lípidos en la sangre puede ayudar a prevenir la obstrucción de los vasos responsables de la necrosis avascular.
  • Anticoagulantes. Si usted tiene un trastorno hemorrágico, se pueden prescribir anticoagulantes como warfarina (Coumadin, Jantoven) para prevenir coágulos en los vasos que nutren los huesos.
  • Descanso. Reducir el peso y el estrés en el hueso afectado puede retrasar el daño. Es posible que necesite limitar la actividad física o usar muletas para aliviar el peso de la articulación durante varios meses.
  • Ejercicios. Usted puede ser canalizado con un fisioterapeuta para aprender ejercicios para mantener o mejorar el rango de movimiento de la articulación.
  • Estimulación eléctrica. La corriente eléctrica puede promover el desarrollo de hueso nuevo para reemplazar el área lesionada con necrosis avascular. La estimulación eléctrica se puede utilizar durante la cirugía y se aplica directamente en el área lesionada o se puede administrar a través de electrodos adheridos a la piel.

Osteoporosis

La osteoporosis hace que los huesos se debiliten, tanto que una caída o incluso una ligera tensión, como agacharse o toser, puede causar una fractura. Las fracturas relacionadas con la osteoporosis a menudo ocurren en las caderas, las muñecas y la columna vertebral.

Los huesos son tejidos vivos que se descomponen y reemplazan constantemente. La osteoporosis ocurre cuando la generación de huesos nuevos es más lenta que la remoción de los huesos viejos.

La osteoporosis afecta a hombres y mujeres de todas las razas. Sin embargo, las mujeres blancas y asiáticas (particularmente las mujeres mayores y menopáusicas) están en mayor riesgo. Ciertos medicamentos, una dieta saludable y ejercicios que incluyen levantamiento de pesas pueden ayudar a prevenir la pérdida de masa ósea y fortalecer los huesos débiles.

Osteoporosis diagnostico

La densidad ósea se puede medir con una máquina que utiliza niveles bajos de rayos X para determinar la proporción de minerales en los huesos. Durante este examen indoloro, usted se acostará en una cama acolchada mientras se pasa un escáner sobre su cuerpo. En la mayoría de los casos, sólo se examinan unos pocos huesos, generalmente las caderas, las muñecas y la columna vertebral.

Osteoporosis tratamiento

Las recomendaciones para el tratamiento a menudo se basan en una estimación del riesgo de fractura de un hueso en los próximos 10 años, utilizando información como una prueba de densidad ósea. Si el riesgo no es muy alto, el tratamiento puede no incluir medicamentos y puede centrarse en modificar los factores de riesgo de pérdida ósea y caídas.

Los medicamentos más comúnmente recetados para la osteoporosis, tanto para hombres como para mujeres con mayor riesgo de fractura, son los bifosfonatos. Los ejemplos incluyen:

  • Alendronato (Fosamax)
  • Risedronato (Actonel, Atelvia)
  • Ibandronato (Boniva)
  • Ácido zoledrónico (Reclast)

Los efectos secundarios incluyen náuseas, dolor abdominal y síntomas similares a la acidez estomacal. Es menos probable que ocurran efectos secundarios si el medicamento se toma según las indicaciones. Las formas intravenosas de bifostomas no causan malestar estomacal, pero pueden causar fiebre, dolores de cabeza y dolores musculares hasta por tres días. Y puede ser más fácil programar una inyección trimestral o anual que recordar tomar una tableta semanal o mensual, aunque puede ser más costosa.

El uso del tratamiento con bifosfonatos durante más de cinco años se ha relacionado con un problema muy poco frecuente en el que la mitad del fémur está agrietado e incluso completamente fracturado.

Es probable que los bifosfonatos también afecten la mandíbula. La osteonecrosis de la mandíbula es un trastorno poco frecuente que puede ocurrir típicamente después de la extracción de un diente, cuando una sección del hueso de la mandíbula no sana después de la extracción. Usted debería haberse hecho un examen dental reciente antes de comenzar a tomar bifosfonatos.