Skip to content

Los problemas del embarazo

embarazo

Todos los embarazos conllevan algún riesgo. Usted puede tener problemas debido a un problema de salud que tenía antes de quedar embarazada. Usted también puede desarrollar una condición durante el embarazo. Otras causas pueden incluir embarazos múltiples, un problema de salud durante un embarazo anterior, abuso de sustancias durante el embarazo o tener más de 35 años. Cualquiera de las dos puede afectar su salud, la salud de su bebé o ambas.

Si usted tiene una enfermedad crónica, debe hablar con su médico para averiguar cómo puede minimizar su riesgo antes de quedar embarazada. Una vez que ocurre el embarazo, se puede necesitar un equipo de profesionales de la salud para monitorearlo.

Listeriosis

La infección por listeria es una enfermedad bacteriana transmitida por los alimentos que puede ser muy grave en mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunitarios afectados. La infección por listeria se contrae con mayor frecuencia por comer carnes procesadas inadecuadamente y productos lácteos no pasteurizados.

Es raro que las personas sanas contraigan una infección de listeria, pero la enfermedad puede ser mortal para el feto y el recién nacido. Las personas con sistemas inmunitarios debilitados también tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones potencialmente mortales. El tratamiento rápido con antibióticos puede ayudar a controlar los efectos de la infección por listeria.

La bacteria de la listeria puede sobrevivir a la refrigeración e incluso a la congelación. Es por eso que las personas en mayor riesgo de infecciones serias deben evitar comer los tipos de alimentos que tienen mayor probabilidad de contener la bacteria listeria.

Listeriosis sintomas 

Si contraes una infección por listeria, puedes tener:

  • Fiebre
  • Dolores musculares
  • Náuseas
  • Diarrea

Los síntomas pueden comenzar unos días después de comer alimentos contaminados, pero pueden pasar hasta 30 días o más antes de que aparezcan los primeros signos y síntomas de infección.

Si la infección de listeria se propaga al sistema nervioso, usted puede tener algunos de los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de cabeza
  • Rigidez en el cuello
  • Confusión o cambios en el nivel de alerta
  • Pérdida de equilibrio
  • Convulsiones

Durante el embarazo, es probable que una infección por listeria sólo cause signos y síntomas leves para la madre. Sin embargo, las consecuencias para el bebé pueden ser devastadoras. El bebé puede morir inesperadamente antes de nacer o contraer una infección que puede ser mortal a los pocos días de nacer.

Al igual que en los adultos, los signos y síntomas de la infección por listeria en un recién nacido pueden ser sutiles, incluyendo los siguientes:

  • Poco apetito
  • Irritabilidad
  • Fiebre
  • Vómitos

Listeriosis tratamiento

El tratamiento para la infección por listeria varía dependiendo de la gravedad de los signos y síntomas. La mayoría de las personas con síntomas leves no requieren tratamiento. Las infecciones más graves se pueden tratar con antibióticos.

Durante el embarazo, el tratamiento inmediato con antibióticos puede ayudar a prevenir que la infección afecte al bebé. Los recién nacidos que tienen una infección por listeria pueden recibir una combinación de antibióticos.

Miomatosis uterina

La miomatosis uterina es la presencia de fibromas en el útero, son tumores que se clasifican según su localización. Esta enfermedad es una de las causas de la infertilidad por factor uterino.

Los fibromas uterinos son los tumores pélvicos más comunes y son benignos, lo que significa que no son cáncer y no tienen riesgo de convertirse en cáncer.

Pueden ser microscópicas o crecer lentamente para ocupar todo el útero, teniendo diferentes formas y tamaños. Aunque puede haber un solo mioma, en la mayoría de los casos hay múltiples miomas.

Estos tumores pueden ocurrir tanto en mujeres fértiles como infértiles, sin embargo, el 80% de los casos de infertilidad por factor uterino se deben a la aparición de fibromas uterinos que dañan la cavidad uterina de la mujer.

Aproximadamente el 20% de las mujeres sufren de miomatosis uterina durante sus años reproductivos. Particularmente mujeres mayores de 30 años.

Miomatosis uterina sintomas

Aproximadamente el 25% de los miomas uterinos no provocan ningún síntoma, sin embargo, se pueden manifestar de la siguiente manera:

  • Sensación de presión en la parte baja del abdomen.
  • Periodos menstruales muy dolorosos y con sangrado abundante.
  • Sangrado no relacionado al periodo menstrual.
  • Dolor al orinar.
  • Dolor durante la relación sexual.
  • Abortos recurrentes.

Los síntomas de la miomatosis uterina dependen del tamaño, la ubicación y cantidad de los miomas.

Miomatosis uterina tratamientos

El tratamiento de la miomatosis uterina depende de la edad de la mujer y del tamaño y localización de los fibromas. Los fibromas subserosos rara vez dañan la fertilidad de la mujer, pero en el caso de pacientes con fibromas submucosos o intramurales de más de 5 centímetros, es aconsejable utilizar tratamientos como la fertilización in vitro, especialmente si son mayores de 35 años.

Cuando la miomatosis uterina no ha podido afectar la cavidad endometrial, la técnica más efectiva es la fertilización in vitro. Este método permite que mientras que los fibromas suelen afectar al transporte de espermatozoides y al proceso de implantación del embrión, la FIV permite fecundar el óvulo en un laboratorio y luego colocar los embriones más implantables en el útero de la mujer.

Los fibromas subserosos o intramurales de menos de 7 centímetros por lo general no afectan los resultados de la fertilización in vitro, pero en el caso de los fibromas submucosos de más de 5 centímetros, las tasas de éxito pueden disminuir a medida que afectan la cavidad uterina y, por lo tanto, la probabilidad de implantación.

Hay pocos casos en los que las mujeres deban someterse a una miomectomía antes de continuar con el tratamiento de fertilización in vitro. Esta cirugía extirpa los fibromas uterinos y ayuda a aumentar las posibilidades de lograr un embarazo y la tasa de aborto disminuye significativamente.

Dependiendo del tipo de fibroma que se haya desarrollado, la miomectomía se puede realizar por laparoscopia, incisión abdominal o histeroscopia.

Rubéola

La rubéola, también llamada sarampión alemán, es una infección viral contagiosa más conocida por su característico sarpullido rojo.

La rubéola no es lo mismo que el sarampión, aunque las dos enfermedades comparten algunas características, como una erupción roja. Sin embargo, la rubéola se debe a un virus que no es el sarampión y no es tan infecciosa ni tan grave como la enfermedad.

La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés), que generalmente se administra a los niños en los Estados Unidos dos veces antes de que alcancen la edad escolar, es muy efectiva para prevenir la rubéola.

Debido al uso generalizado de la vacuna, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han declarado la eliminación de la rubéola en los Estados Unidos, pero advierten a los padres para que se aseguren de que sus hijos estén vacunados para prevenir su recurrencia.

Rubeola en el embarazo 

Cuando el virus de la rubéola infecta a una mujer embarazada en las primeras etapas del embarazo, la probabilidad de que la mujer transmita el virus al feto es del 90%. Esto puede llevar a que se presente aborto espontáneo, mortinato o defectos congénitos graves en la forma del síndrome de rubéola congénita.

Rubeola tratamiento

Ningún tratamiento acortará el curso de la infección de rubéola y los síntomas son tan leves que por lo general no es necesario el tratamiento. Sin embargo, los médicos a menudo recomiendan aislarse de otras personas (especialmente mujeres embarazadas) durante el período infeccioso.

Si a usted le da rubéola mientras está embarazada hable con su médico acerca de los riesgos para su bebé. Si desea continuar con el embarazo, es posible que le administren anticuerpos llamados “globulina hiperinmunitaria”, que pueden combatir la infección. Esto puede reducir los síntomas, pero no elimina la posibilidad de que su bebé desarrolle el síndrome de rubéola congénita.

La asistencia a un bebé nacido con el síndrome de rubéola congénita varía dependiendo de la magnitud de sus problemas. Los niños con muchas complicaciones pueden requerir tratamiento temprano por parte de un equipo de especialistas.