Skip to content

Los tipos de cáncer

cancer

Cáncer

Cáncer es el nombre que se le da a un grupo de enfermedades relacionadas. En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo comienzan a dividirse sin detenerse y diseminarse a los tejidos circundantes.

El cáncer puede comenzar casi en cualquier parte del cuerpo humano, que está compuesto por trillones de células. Normalmente, las células humanas crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o están dañadas, mueren y nuevas células las reemplazan.

Sin embargo, en el cáncer, este proceso ordenado se sale de control. A medida que las células se vuelven más y más anormales, las células viejas o dañadas sobreviven cuando deben morir y se forman nuevas células cuando no son necesarias. Estas células adicionales se pueden dividir sin interrupción y pueden formar masas llamadas tumores.

Muchos cánceres forman tumores sólidos, que son masas de tejido. Los cánceres sanguíneos, como las leucemias, generalmente no forman tumores sólidos.

Los tumores cancerosos son malignos, lo que significa que se pueden diseminar a los tejidos cercanos o invadirlos. Además, a medida que estos tumores crecen, algunas células cancerosas pueden desprenderse y desplazarse a partes distantes del cuerpo a través del sistema circulatorio o linfático y formar nuevos tumores lejos del tumor original.

A diferencia de los tumores malignos, los tumores benignos no se diseminan a los tejidos cercanos y no los invaden. Sin embargo, algunas veces los tumores benignos pueden ser bastante grandes. Cuando se extirpan, por lo general no vuelven a crecer, mientras que los tumores malignos sí vuelven a crecer algunas veces. A diferencia de la mayoría de los tumores benignos en otras partes del cuerpo, los tumores cerebrales benignos pueden ser potencialmente mortales.

Cáncer de ovario

Los ovarios son órganos que forman parte del sistema reproductivo de una mujer. Ellos son los que producen óvulos y hormonas femeninas. Cada ovario tiene aproximadamente el tamaño y la forma de una almendra.

Este tipo de cáncer es poco común, pero causa más muertes que otros cánceres del sistema reproductivo femenino. Cuanto antes se diagnostique y se trate, mayores serán las probabilidades de recuperación. Pero el cáncer de ovario es difícil de detectar a tiempo. Las mujeres que lo tienen no tienen síntomas hasta que la enfermedad está muy avanzada y es difícil de tratar en ese momento. Los síntomas pueden ser:

  • Sensación de peso en la pelvis
  • Dolor en la parte baja del abdomen
  • Hemorragias vaginales
  • Aumento o pérdida de peso
  • Períodos menstruales anormales
  • Dolor de espalda sin explicación que empeora
  • Gases, náusea, vómitos o pérdida del apetito

Para diagnosticar este cáncer los médicos practican uno o más exámenes. Estos pueden ser: examen físico, examen pélvico, análisis de laboratorio, ecografías o una biopsia. El tratamiento suele ser cirugía seguida por quimioterapia.

Causas del cancer de ovario 

Aún no se conocen las causas exactas de la mayoría de los cánceres de ovario, pero como se discutió en Factores de Riesgo del Cáncer de Ovario, conocemos algunos factores que aumentan las probabilidades de que una mujer desarrolle cáncer de ovario epitelial. Se sabe mucho menos acerca de los factores de riesgo para el estroma y los tumores de células germinales ováricas.

El hallazgo más reciente e importante sobre la causa del cáncer de ovario es que comienza en las células de los extremos de las trompas de Falopio y no necesariamente en el ovario en sí. Esta información reciente puede llevar a más estudios de investigación sobre la prevención y detección de este tipo de cáncer.

Existen muchas teorías sobre las causas del cáncer de ovario. Algunas de estas teorías provienen de la observación de los factores que cambian el riesgo de cáncer de ovario. Por ejemplo, las píldoras anticonceptivas y de embarazo reducen el riesgo de cáncer ovárico. Debido a que ambos reducen el número de veces que el ovario libera un óvulo (ovulación), algunos investigadores creen que puede haber alguna asociación entre la ovulación y el riesgo de cáncer ovárico.

Además, sabemos que la ligadura de trompas y la histerectomía reducen el riesgo de cáncer de ovario. Una teoría para explicar esto es que algunas sustancias que causan cáncer pueden entrar al cuerpo a través de la vagina y pasar a través del útero y las trompas de Falopio para llegar a los ovarios. Esto explicaría cómo la extirpación del útero o el bloqueo de las trompas de Falopio afecta el riesgo de cáncer de ovario.

Otra teoría es que las hormonas masculinas (andrógenos) pueden causar cáncer ovárico.

Cancer de ovario tratamiento

Existen varias maneras de tratar el cáncer de ovario, dependiendo de su tipo y etapa.

Tratamientos locales: Algunos tratamientos son locales, lo que significa que tratan el tumor sin afectar el resto del cuerpo. Algunos tipos de terapia local utilizados para el cáncer de ovario son:

  • Cirugía
  • Radioterapia

Tratamientos sistémicos: Los medicamentos utilizados para tratar el cáncer de ovario se consideran terapias sistémicas porque pueden alcanzar las células cancerosas en casi cualquier parte del cuerpo. Pueden administrarse por vía oral o directamente en el torrente sanguíneo. Dependiendo del tipo de cáncer ovárico, se pueden utilizar diferentes tipos de tratamiento farmacológico, incluyendo

  • Quimioterapia
  • Terapia hormonal
  • Terapia Dirigida

Muchas mujeres reciben más de un tipo de tratamiento para el cáncer.

Leucemia

Es una enfermedad de la sangre en la cual la médula ósea produce glóbulos blancos anormales, llamados blastocitos de leucemia o células leucémicas. Estas células se dividen por división, generando una proliferación neoplásica de células alteradas que no mueren cuando envejecen o están dañadas, por lo que se acumulan y desplazan a las células normales. Esta disminución de las células sanas puede causar dificultades en el transporte de oxígeno a los tejidos, en la curación de infecciones o en el control de hemorragias.

Debido a la proliferación de células inmaduras y anormales en la sangre, la leucemia se considera un “cáncer de sangre”.

Leucemia causas 

En la mayoría de los casos de leucemia, no se puede establecer una causa identificable. Sin embargo, no es una afección hereditaria o contagiosa comprobada.

Sin embargo, hay una serie de factores de riesgo:

  • Antecedentes previos de tratamiento para otras enfermedades cancerosas: El hecho de haber recibido quimioterapia o radioterapia puede causar una alteración o daño celular que resulta en lo que se conoce como leucemia secundaria.
  • Tener un trastorno genético: Las enfermedades como el síndrome de Down aumentan las probabilidades de que una persona desarrolle leucemia.
  • Exposición a agentes tóxicos: El contacto con ciertos agentes tóxicos, ya sean ambientales, ocupacionales o asociados con hábitos como fumar, aumenta el riesgo de leucemia.
  • Antecedentes familiares: En casos minoritarios, tener antecedentes familiares de leucemia puede ser un factor de riesgo.

Leucemia tratamiento

El tratamiento recomendado para este tipo de afección es la quimioterapia. Utiliza una serie de medicamentos especiales para destruir las células leucémicas. Este tratamiento tiene tres fases: inducción a la remisión, consolidación y mantenimiento. En la fase de inducción a la remisión, que dura de cuatro a cinco semanas, se destruye el mayor número de células malignas. Cuando se presenta la remisión (control temporal de la afección), el niño generalmente luce normal debido a que los síntomas de la leucemia desaparecen. Algunas veces, la remisión es sólo parcial, de manera que algunos síntomas no desaparecen por completo. Sólo un pequeño porcentaje de familiares no logra entrar en remisión. La fase de consolidación dura de dos a tres semanas, mientras que la fase de mantenimiento debe llevarse a cabo hasta que se hayan completado tres años de tratamiento.